jueves, 16 de junio de 2016

Divertimento para bobos

Admirable lo logrado por ciudadanos como Denise Dresser y Juan Pardinas del IMCO, al juntarse más de 600,000 firmas proponiendo la ya famosa Ley 3 de 3.

Lo malo es que no contaban con la astucia de personajes como Emilio Gamboa y todo su grupo de Senadores Priistas, Verdes y hasta Petistas.

Ya parece que iban a dejarse ventanear o a estar declarando cuánto tienen, qué empresas manejan, cuanto declararon al fisco y que el mundo pueda darse cuenta que un millón y medio de ingresos anuales en diez años, no permite comprar una mansión de 80 millones de pesos porque hasta los maestros marchistas saben sumar y restar, conocimientos que les son indispensables para saber cuánto les pagan por marchar.

Éste Gamboa se lleva de calle a Houdini a Chen Kai y hasta David Copperfield, conoce de alquimia, de magia negra, de limpias, de vudú y por supuesto domina los juegos artificiales.

Lleva 37 años viviendo del presupuesto desde que era gato de angora del gato de angora de Miguel De La Madrid, pasando por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Diputado 20 veces, Senador 20 veces, gran inversionista en Florida y California, donde pasa la mayor parte de su tiempo. Un Padrino: ni más ni menos. En toda la Av. Congreso de la Unión hay huella de sus colmillos en el pavimento.

Controla a todo los Diputados y Senadores de su partido y de los satélites de su partido, gente sin dignidad que se vende como si estuvieran en Sullivan.

O sea la misma gata pero revolcada.

Don Emilio y Don Manlio: los dinosaurios de siempre manejando al gobierno, al país y haciéndose más ricos cada vez.

¿Hasta cuándo?

3 comentarios:

  1. ¿Y qué tal que se la voltearon a la IP? Se pasan.

    ResponderEliminar
  2. Y si... con la redacción que dejaron, cada beneficiario de programas sociales -incluyendo Progresa- está obligado a presentar declaraciones fiscal y de conflicto de intereses porque "reciben recursos públicos". Chale.

    ResponderEliminar
  3. Wow, eso explica los 17 que faltaron misteriosamente a votar.

    ResponderEliminar